Se tratan de las disposiciones Nº 2013 y 2014. En la primera se crean nuevos puestos directivos, mientras que en la segunda se autoriza a los funcionarios a percibir el adicional que cobran los inspectores de control migratorio, este plus es un monto igual al de la función ejecutiva que ya percibían y se suma al sueldo básico por ser empleados de la dirección, algo que en el Estado está prohibido.

Los montos por funciones ejecutivas en el organismo oscilan entre los 50.000 y 44.000 pesos. De esta manera, además de percibir el sueldo correspondiente, las autoridades del organismo cobran por el cargo de funcionarios y un adicional de inspectores, recibiendo así salarios por encima de los 150.000 pesos.

El justificativo de los funcionarios fue que buscan promover el deseo de trabajar en el organismo.

Mientras los empleados cobraron un 31% de aumento, para los ejecutivos de la dirección el "incremento" puede llegar al 300%.