La vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, declaró este jueves que no tiene “nada que ocultar” y que confía en que la investigación judicial sobre el origen del dinero robado en su casa en noviembre último “aclare todo” ya que en la fundación SUMA que preside “no hay nada que esté mal”.

Michetti dijo a la prensa, en la puerta de su domicilio, que está “colaborando” con la justicia en “todo lo que puede, mostrando todo lo que hay que mostrar”, y aseguró que “no hay nada raro ni nada que esté mal”.

"Tengo la paz de que la verdad, como dice un amigo mío se sostiene por sí misma, y tengo esa tranquilidad y esa paz de haberme manejado siempre con la verdad, con honestidad e integridad, de vivir siempre en la misma casa”, añadió.

La vicepresidenta afirmó que no tiene “nada que ocultar” y que será “respetuosa” del avance de la causa judicial a cargo del juez federal Ariel Lijo, quien investiga el origen del dinero robado de la casa de Michetti el 22 de noviembre pasado.

El magistrado pidió el miércoles libros contables a la fundación que preside Michetti, un trámite que según el defensor de la funcionaria, Ricardo Gil Lavedra, se iba a cumplimentar este jueves.

La investigación se inició luego de que el abogado Leonardo Martínez Herrero y los diputados Rodolfo Thailade y Juan Cabandié, denunciaron a la vicepresidenta con el objetivo de que se indague sobre el origen del dinero robado en noviembre.

El robo ocurrió la noche en la que se consagró vicepresidenta, cuando le sustrajeron 245 mil pesos y 50 mil dólares de su casa, y por el hecho fue procesado y enviado a juicio David Cruzado, un policía que formaba parte de su custodia. Michetti afirmó que de lo robado, unos 200 mil pesos que estaban en una bolsa de cartón, provenían de donaciones a la Fundación SUMA, y que 45 mil eran para el pago de refacciones en la vivienda. Agregó que los 50 mil dólares eran un préstamo de su pareja, Juan Tonelli Banfi, para pagar una maestría de su hijo.

Michetti es “un ejemplo de conducta, ética y transparencia"

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, respaldó a la vicepresidenta Gabriela Michetti, al afirmar que es un ejemplo de “conducta, ética y transparencia”.

“Somos transparentes en nuestra forma de ser, transparentamos el Estado. No plantamos la bandera anticorrupción, no ocultamos nada y creo que Gabriela es un ejemplo en la Argentina de conducta, ética y transparencia, y creo que es claro, se plantea en la justicia, no ataca a los jueces ni a los que la acusan”, afirmó Peña.

En el caso de la investigación sobre la fundación que encabeza la vicepresidenta, Peña afirmó en declaraciones al canal América que “se va a demostrar que pudo ser un malentendido, pero ni por casualidad un hecho de corrupción.

Para Peña, “el kirchnerismo necesita desesperadamente que seamos todos iguales a ellos porque es la única explicación que tienen para lo que han hecho, pero lo que han hecho fue mucho más que corrupción, fue usar el estado para enriquecerse”.